Usar emociones para hacer marketing digital es una vertiente popular en la actualidad. Esto porque los usuarios de internet tienen una gran cantidad de estímulos e impactos publicitarios.

Datos de la consultora de publicidad WARC indican que los usuarios pueden recibir hasta 200 anuncios al día. Sin embargo, prestan atención a poco menos del 40% de ellos, por ello hacer la diferencia en nuestra publicidad nos puede hacer notar.

¿Cómo uso las emociones para hacer marketing digital?



Primero tendrás que saber qué es una emoción y saber que a partir de estas puedes utilizar algunas a tu favor y evitar otras en tu publicidad. Lograr conectar con el cliente a través de una emoción podrá hacer que recuerde tu anuncio, o por lo menos que preste atención a él.

Elia Guardiola, experta en marketing digital y creadora del sitio web Serendipia, indica que “las emociones no pueden comprarse, pero pueden ayudarnos a vender”. Y su sentencia la basa en una investigación realizada por el psicólogo Robert Plutchick, quien ahondó en un círculo de emociones.

Según los estudios de este psicólogo, los humanos podemos experimentar ocho tipos de emociones: alegría, confianza, miedo, sorpresa, tristeza, aversión, ira y anticipación. Las cuales pueden devenir en ochos emociones más avanzadas: amor, sumisión, susto, decepción, remordimiento, desprecio, alevosía y optimismo. Básicamente comparó la rueda de colores con una nueva rueda de emociones.

Marketing digital novedoso



Si logras conectar con tu cliente estarás más allá del resto. Durante la charla de Elia sobre el perfil de las audiencias, Maricarmen Palacios, líder de soluciones digitales de Nielsen, señaló que se ha comprobado que en las plataformas digitales los usuarios no prestan atención más allá de 9 segundos.

Al respecto, Guardiola reafirma que:



“Por ello debemos ser breves y distintos. Usar las emociones para que nos presten atención. Ante un mundo lleno de redes sociales, emojis y otros recursos que puedan describir nuestras emociones, es difícil que una persona tenga la misma emoción que su compañero o su amigo de al lado.”

Entonces, además de la brevedad, se debe ser preciso y original.

Estrategia emocional


Para poder transformar las emociones en compras es fundamental que conozcas a tu público objetivo y a tus consumidores. “Preguntar sobre la micro data es fundamental. Nos hemos dedicado a hablar sobre el nombre y la edad de nuestros clientes, pero no sobre sus gustos, miedos y sueños que desean conseguir, pues ahí es donde podemos encontrar la clave para transformar emociones en compras”, apunta Guardiola.

La forma más sencilla de transformar emociones en compras es haciendo sentir a nuestro cliente que sabemos precisamente lo que necesita y por qué lo necesita. Si él desea tener una familia, entonces el concepto de la misma debe estar dentro de nuestra marca. Si, por el contrario, nuestro público desea viajar solo, entonces nuestra marca debe reflejar este sentimiento.

Para dirigir bien nuestro producto y saber quiénes son nuestros clientes potenciales es indispensable ayudarte de los expertos. En ADN podemos guiarte en este camino.