Si ya te decidiste a ser parte del e-commerce y te sumarás a los negocios con tienda on line, es momento de aterrizar qué es lo que necesitas.

Comencemos:

Si ya tienes el nombre de tu marca, busca una plataforma web con dominio propio que contenga funciones y herramientas para comercio electrónico. Es decir, que cuente con soporte, monitoreo de campañas, redes sociales y logística de envio por mencionar algunas.

¿Ya tienes el dominio de tu página web y te han proporcionado un administrador? Ahora es momento de comenzar a cargar tus productos, pero para ello antes de debes contar con:

Fotos de tus productos o servicios

Las imágenes o fotos de tus productos o servicios son el primer elemento que tu cliente verá y el motivo por el cual leerá el resto de la información y decidirá su compra. En pocas palabras, su función, más allá de informar es llamar la atención del usuario.

Una descripción de tus productos o servicios

¿Qué es? ¿Para qué sirve? ¿Cuáles son sus medidas? ¿Cuáles son sus ventajas? Como usuarios nos han acostumbrado a obtener hasta el último detalle de todo. Por eso es importante que coloques toda la información necesaria referente a tu producto o servicio. Recuerda que cada cliente es diferente y por ello cada uno buscara detalles que le sean importantes.

Precios

Después de haberse cautivado con la imagen y convencido con la descripción, tu cliente decidirá la compra por el precio que presentes. Recuerda que una barrera para la venta online puede ser el no saber de antemano cuáles son los gastos de envío o los impuestos no incluidos en el precio.

¿Suena sencillo comenzar con tu tienda virtual verdad? Lo es, pero siempre tienes que tomar en cuenta una serie de cuestiones que te ayudarán a consolidar tu imagen y generar confianza en el usuario. ¿Cuáles? Debes nombrar los productos de manera correcta, mostrar descripciones que además de ser completas sean ciertas y atractivas, subir fotografías de calidad, manejar buena ortografía y ofrecer una respuesta rápida y atenta a tus clientes.


Plataforma de pago


Si ya tienes definido el precio final de tu producto al público, es importante que consideres la/s formas mediante las cuáles realizaras tus cobros. Es recomendable que seas flexible y manejes alternativas de pago puesto que esto beneficiara a tu cliente e impactará en su lealtad. Las formas de pago más comunes son: mediante tarjeta de crédito o debito, depósito bancario, paypal o bien pagos en algunas tiendas de conveniencia.